SATSE Navarra: “Llevamos semanas oyendo a la consejera hablar del papel de la Enfermería, pero sigue sin concretar nada”

06 octubre 2021

Ante la actual reformulación que se está haciendo en la Atención Primaria donde, según la Consejería de Salud, la Enfermería va a tener un mayor peso asistencial, el Sindicato de Enfermería insiste en la necesidad de concretar cómo se va a llevar a cabo.

El Sindicato de Enfermería en Navarra, SATSE, ha exhortado a la Consejería de Salud a que concreten la hoja de ruta que supuestamente va a dar el empujón definitivo a la Atención Primaria, y que lleva siendo protagonista desde que se presentara en sede parlamentaria hace meses sin saber, a día de hoy, cómo se va a articular la fidelización en relación con las condiciones laborales, económicas y profesionales, las funciones y competencias o la normativa jurídica, entre otras cosas, de las enfermeras y enfermeros que ya están, o se van a incorporar, a los centros de salud de Navarra.

El Sindicato de Enfermería advierte, ante la cada vez menos operativa estructura de la asistencia sanitaria en los centros de salud, donde los equipos se están quedando cojos por problemas crónicos y estructurales, que no cabe otro modelo de Atención Primaria que no pase por el aprovechamiento de los recursos y conocimientos enfermeros en la asistencia diaria de los centros de salud, tanto urbanos como rurales.

Ante la actual reformulación que se está haciendo en la Atención Primaria donde, según la Consejería de Salud, la Enfermería va a tener un mayor peso asistencial, el Sindicato de Enfermería insiste en la necesidad de concretar cómo se va a llevar a cabo la distribución de las plantillas, qué condiciones laborales van a tener los contratos, qué nuevos perfiles se van a fomentar como, por ejemplo, la enfermera gestora, de enlace, especialista o la de enfermera en práctica avanzada.

Con el objetivo de acompañar a la administración en esta labor de cambio, y con el fin de que el mismo no ignore los derechos y condiciones de las profesionales enfermeras,  el Sindicato ha solicitado a la Consejería de Salud mantener conversaciones con las propias profesionales, con SATSE, como colectivo mayoritario en la representación de la enfermería, y con organizaciones enfermeras, como  garantes todos del respeto a la profesión y conocedores de la formación necesaria, condiciones laborales, económicas y profesionales que deben tener las enfermeras y enfermeros.

Asimismo, el Sindicato recuerda la obligación de que todas las áreas de salud de Navarra cuenten con equipos asistenciales completos, pero reclama, a su vez, la necesidad de concienciar y sensibilizar a la población sobre el alcance, competencias y funciones de la profesión de Enfermería. Unas competencias otorgadas por titulación universitaria y respaldadas jurídicamente, que dan la autonomía y suficiencia para abordar procesos de salud enfermera, es decir, todo proceso relacionado con los cuidados derivados del diagnóstico clínico, que abarcan la gran mayoría de consultas diarias en los centros de salud.

A este respecto, SATSE exige que la administración dote de suficientes recursos humanos y materiales, una buena gestión y distribución de las enfermeras y enfermeros, capacidad de fidelización de las profesionales en zonas de difícil cobertura, herramientas que faciliten los triajes como, por ejemplo, los 18 protocolos recientemente diseñados por el Ministerio de Sanidad, normativa actualizada y guías clínicas consensuadas y basadas en la evidencia científica que den cobertura jurídica en los momentos donde no sea posible una asistencia médica, así como un diálogo permanente a través de los foros y canales oficiales para evitar el parcheo e improvisación de los últimos años.

Y  concluyen desde SATSE que “en un contexto en el que la crisis sanitaria ha terminado de dinamitar una Atención Primaria empobrecida, anticuada y sin recursos donde, de forma generalizada, las administraciones han dicho más que hecho, ha llegado el momento de acometer una serie de cambios que potencien y pongan en valor, de una vez, la formación y capacidad de la Enfermería” y añaden, “este cambio debe ir negociado y supervisado por aquellos cuyos intereses son exclusivamente el correcto funcionamiento de una sanidad pública de calidad así como de la calidad de las condiciones económicas y profesionales de las enfermeras y enfermeros del SNS-O”