SATSE Navarra denuncia que Salud ha abandonado a la Atención Primaria en los presupuestos para 2022.

29 octubre 2021

SATSE ha denunciado que la partida económica destinada a Atención Primaria en los presupuestos de Salud para 2022 no llega ni al 15%, (187 de los 1.250 millones de euros) cuando lo aconsejable para reforzar y apostar por este servicio debería ser como mínimo de un 20% o, incluso, de un 25% tal y como ha recomendado la propia Organización Mundial de la Salud tras el impacto de la pandemia.

El Sindicato de Enfermería en Navarra, SATSE, ha denunciado que la partida económica destinada a Atención Primaria en los presupuestos de Salud para 2022 no llega ni al 15%, (187 de los 1.250 millones de euros) cuando lo aconsejable para reforzar y apostar por este servicio debería ser como mínimo de un 20% o, incluso, de un 25% tal y como ha recomendado la propia Organización Mundial de la Salud tras el impacto de la pandemia.

Atención Primaria lleva siendo protagonista de los planes y discursos de la Consejería de Salud en los que siempre se destaca la supuesta apuesta por el refuerzo, modernización y fomento de esta área de Salud, así como de la fidelización e incremento de la plantilla en la zona urbana y, especialmente, en el ámbito rural donde problemas crónicos han empeorado, como ya es conocido, con el impacto de la crisis epidemiológica.

Para SATSE, la única acción válida y que supondría una apuesta real por el servicio por parte del Gobierno de Navarra, sería dotarla del presupuesto necesario recomendado para acometer todos los bienintencionados planes que llenan documentos burocráticos con nombres como “Plan de Primaria”, “Plan global” “Reto de Primaria”, y un largo etcétera vistos a lo largo de los años.

El Sindicato ha recordado que la pandemia y su gestión mediocre ha puesto de relieve todos los grandes déficits del sistema sanitario de Navarra, especialmente en los centros de salud, donde se ha constatado la escasez de recursos humanos y materiales que sufre desde hace años, así como problemas de organización y coordinación que siguen sin subsanarse.

Desde SATSE se ha reclamado desde hace años una profunda revisión del funcionamiento de la Atención Primaria, que no se quede en medias medidas que parcheen los gravísimos problemas, y que empiece por dotarla de todos los recursos necesarios para que profesionales sanitarios y la ciudadanía puedan desarrollar sus funciones y derechos con absoluta confianza.

En el contexto actual, en el que Navarra ha contado con inyección de fondos europeos, se vuelve a perder la oportunidad de trabajar por un verdadero desarrollo del servicio, primando el parcheo económico a base de horas extra (Complemento de Productividad) de las mermadas y agotadas plantillas actuales, sin ningún atisbo de mejora laboral a la vista.

Para el Sindicato de Enfermería “Los presupuestos del Gobierno de Navarra confirman el desdén hacia la Atención Primaria con tan solo un 11% del gasto destinado a Salud cuando sabemos que la Primaria cubre el 70% de las necesidades de la atención sanitaria que tiene la población a lo largo de nuestra vida”

Esta inversión económica, poco mayor que la de años anteriores, se va a traducir en el empeoramiento de los problemas actuales, como son la falta de equipos sanitarios completos en las zonas rurales, la sobrecarga de trabajo de enfermeras y fisioterapeutas sin ratios de pacientes establecidos, la vulneración de derechos laborales como los descansos, vacaciones y permisos, la ausencia de matronas y fisios en centros de salud, mejoras en la planificación de la atención a crónicos, pluripatológicos y personas dependientes, y un largo , etc.

 

16 millones de euros destinados a la Productividad

El Sindicato de Enfermería denunció el pasado mes de abril el excesivo gasto en horas extra, que alcanzaba los 20 millones de euros desde enero de 2020 hasta el momento de la denuncia. Unas cantidades desorbitadas que ponían de manifiesto una gestión a golpe de talonario para paliar el déficit de profesionales.

En esa denuncia y en la siguiente comparecencia en el Parlamento de Navarra, SATSE instaba a la Administración a gestionar de forma eficiente los recursos económicos de los navarros y navarras con medidas preventivas y acciones que ayudaran a disminuir este montante económico como la mejora en la distribución de las plantillas, la fidelización de los y las profesionales, no solo con mejoras económicas sino también con las condiciones laborales, respeto a los contratos en temas de conciliación, turnos, etc.

En la denuncia, y en la propia comparecencia, SATSE solicitaba por igual a los grupos políticos a ejercer el control necesario para que no se preestablezca de antemano una cantidad determinada de gasto de productividad que valide o de cobertura a ese gasto, sin ningún tipo de control administrativo.

Sin embargo, en lo que llevamos de 2021, el gasto en productividad ha superado los 12 millones de euros, y  ya hay establecidos en torno a 16 millones de euros en los presupuestos para 2022 destinados a pagar horas extra, en lugar de reducir esta partida a lo mínimo necesario e invertir el resto en mejorar las condiciones económicas y laborales de los profesionales sanitarios como, por ejemplo, complementos para zona de difícil cobertura, aumento en los complementos de riesgo que actualmente están en un 1%-2% para el personal de Enfermería, jubilación anticipada, la inclusión en el grupo A para enfermería y fisioterapeutas, etc..

Desde el sindicato apuntan que “estas cantidades tan voluminosas de dinero se den año y medio después de la pandemia solo es otra demostración del descontrol general que hay en la gestión de la actual Consejería de Salud, incapaz de gestionar de forma proactiva, adelantándose a las necesidades de los servicios y catapultando todo a golpe de cartera”