SATSE valora muy negativamente las actuaciones de la Consejería de Salud de Navarra durante el 2018

03 enero 2019

La Consejería de Salud de Navarra no solo sigue sin escuchar las necesidades y problemas de los profesionales de Enfermería y Fisioterapia de esta comunidad, sino que, además, ejecuta sus decisiones con una enorme improvisación

El Sindicato de Enfermería en Navarra, SATSE, ha hecho balance de los procedimientos y actuaciones de la Consejería de Salud y del propio Gobierno de Navarra en materia de salud durante el 2018 y ha concluido que esta administración no sólo sigue sin escuchar las necesidades y problemas de los profesionales de Enfermería y Fisioterapia de esta comunidad, sino que, además, ejecuta sus decisiones con una enorme improvisación que, en la mayoría de los casos, llevan a continuas rectificaciones.

El recopilatorio de acciones y decisiones llevadas a cabo por la Consejería de Salud durante este año no deja lugar a dudas: ni las y los profesionales de  Enfermería ni de Fisioterapia son prioritarios. “Más bien, todo lo contrario. Parece que el objetivo es siempre el mismo, contentar a quienes pueden representar un mayor número de votos en las próximas elecciones independientemente de si las medidas son eficaces, viables e, incluso, legales” sentencian desde el Sindicato de Enfermería.

Desde el casi irresoluble proceso de traslados de Enfermería, que causó gran incertidumbre a más de 5.500 aspirantes al no tener el número de plazas definitivas para la OPE de Enfermería que iba a tener lugar poco tiempo después,  los graves problemas de la Hospitalización a Domicilio que siguen sin resolverse, los engaños sobre el programa piloto de Enfermería Escolar o el número ridículo de plazas convocados en las OPEs de Enfermería y Fisioterapia.

El Sindicato de Enfermería tuvo que denunciar en rueda de prensa la mala praxis de la Consejería de Salud para con la profesión enfermera y el sistema sanitario con actuaciones sin viabilidad ni justificación como las modificaciones del DF 347 por el que se regulan los puestos en el SNS-O, modificaciones que han puesto hasta el propio departamento de Función Pública en contra del propio proyecto por su irregularidad ante la creación encubierta de puestos de trabajo y su forma de elección y retribución. Postura que ya había manifestado SATSE en las continuas alegaciones al proyecto durante todo el 2018.

Igual de importante es la falta de compromiso con las especialidades de Enfermería que, dice el sindicato, “quedó patente en la lavada de manos del Consejero de Salud al escurrir el bulto por el poco peso que ostenta en las negociaciones con Madrid para conseguir más plazas de EIR en Navarra”. Asimismo, apenas se convocan ofertas públicas de empleo de las distintas especialidades de Enfermería obligando a las profesionales especialistas a trabajar con las condiciones de generalista desvirtuando su extensa formación.

Tampoco se olvida el Sindicato del destacado titular sobre que las profesionales de Enfermería del SNS-O son las que más satisfechas están en términos laborales. Unos resultados que recibieron críticas generalizadas y una respuesta contundente absolutamente en contra en la encuesta realizada por el sindicato. En ella, el 80% afirmaba no estar de acuerdo con los resultados anunciados por la Consejería de Salud. Lo que supone un nuevo intento de engañar a la población sobre las políticas y actuaciones de esta Consejería.

Propuestas positivas y bien argumentadas del Sindicato de Enfermería, como la exención voluntaria de noches para mayores de 55 años, han terminado enmarañadas por los intereses partidistas y artimañas de otras fuerzas sindicales y de la propia Consejería de Salud. Y, una vez más, han tenido que ser paralizadas por ir contra la normativa, como en el caso de la propuesta sobre la exención de noches, donde la redacción y condiciones de la Consejería iba directamente contra Hacienda Navarra.

Sobre la reclasificación del nivel D y el reparto de los fondos adicionales públicos, el sindicato de Enfermería apunta que “las intenciones partidistas, interesadas, injustas y poco beneficiosas para el Sistema Navarro de Salud, influenciadas también por otros entes cuya única misión es acaparar votos a toda costa han llamado la atención hasta del Gobierno de España, que ha tenido que parar los pies a las recientes actuaciones sobre el injusto reparto de los fondos adicionales entre unos pocos creando un claro agravio comparativo con el resto de profesionales sanitarios”.

Por último, SATSE Navarra quiere denunciar la más que turbia intención de la Consejería de Salud al publicar los resultados provisionales de la OPE de Enfermería que, no solo han llegado tarde sino que han llegado en fechas festivas que están complicando enormemente las reclamaciones de las cientos de enfermeras que buscan una plaza fija en el SNS-O al estar cerradas las instituciones y distintas organizaciones relacionadas con los resultados. Esta decisión de publicar los resultados en Navidad solo puede responder al interés de revisar las menos reclamaciones posible en claro perjuicio de las aspirantes.

La Consejería de Salud y el Gobierno de Navarra han tenido un año lleno de cínicos titulares en prensa que, lejos de respetar y fomentar los derechos y obligaciones de los profesionales de Enfermería y Fisioterapia, han llevado al hartazgo de la mayoría de ellos.

Desde el Sindicato de Enfermería se reclama a la Administración Foral que se acabe con los agravios comparativos con el resto de categorías sanitarias, con la brecha salarial entre profesionales fijos y temporales y las distintas actuaciones que no hacen más que perjudicar a las enfermeras, enfermeros y fisioterapeutas.