SATSE Navarra denuncia la discriminación que sufre Enfermería al no percibir tampoco la compensación por el exceso de pacientes

21 diciembre 2020

La sobrecarga laboral es una dificultad que la Dirección de Salud tiene muy identificada supone que un 55% las Unidades Básicas de Asistencia traten a más pacientes de los recomendados por UBA. Un exceso que sólo es compensado al personal facultativo.

El Sindicato de Enfermería en Navarra, SATSE, ha denunciado la discriminación crónica que sufre la Enfermería ante el incumplimiento de la extensión del acuerdo de 23 de diciembre de 2019, a través de la cual, el Departamento de Salud se comprometía a implementar medidas retributivas específicas que compensen, entre otras cosas, el exceso de TIS a aquellos profesionales sanitarios que lo ejecuten, y no solo al personal médico como cerró la administración muy injustamente en dicho acuerdo.

El pasado 21 de enero de 2020, poco después de la formalización del acuerdo entre Salud y los facultativos que beneficiaba exclusivamente a estos últimos en problemas que afectan también a Enfermería, y ante la denuncia de SATSE por lo discriminatorio e injusto del acuerdo con el resto de profesionales sanitarios, el Director de Profesionales comunicó por escrito a la Comisión de Personal que se iban a hacer extensible e implementar estas medidas para beneficiar al mayor número de personal, entre ellas: medidas sobre agendas y tiempos de asistencia, o la misma compensación por exceso de TIS, es decir, exceso del número pacientes en las unidades básicas asistenciales formadas por un médico y una enfermera.

Posteriormente, el 10 de febrero el Sindicato de Enfermería solicitó a la Dirección de Función Pública una reunión para certificar la inclusión de estas medidas  en los Presupuestos del  año 2020 a la que no se le dio respuesta y, a cierre del año, el incumplimiento del compromiso de Salud para con la Enfermería es una realidad puesto que sólo los profesionales médicos están percibiendo las compensaciones pactadas por el exceso de pacientes en las unidades asistenciales que conforman junto a una enfermera o enfermero.

Para SATSE, la sobrecarga laboral es una dificultad que la Dirección de Salud tiene muy identificada, tal y como demostró la reunión organizada el pasado mes de octubre para tratar esta problemática extendida entre médicos y enfermeras, y que supone que el 55% de las unidades básicas de asistencia traten a más pacientes de los recomendados para prestar una asistencia adecuada. Ese exceso, que afecta igual al médico que al enfermero, sólo es compensado económicamente al primero, creando así otra injusticia, la enésima, para las enfermeras y enfermeros de Navarra.

En este sentido, el Sindicato de Enfermería recuerda que, aunque ya se están aprobando las enmiendas al proyecto de la Ley Foral de Presupuestos para el año 2021 donde no se han incluido estas medidas para la Enfermería, la Administración tiene total capacidad legal para regular y desarrollar normativa e instrucciones específicas que implementen desde ya mismo estas mejoras para el personal de Enfermería, tal y como se comprometió la Dirección de Profesionales del SNS-O

Por todo ello, y ante el reiterado incumplimiento de la dirección de Profesionales, el Sindicato de Enfermería ha exigido, mediante sendos escritos a Función Pública y al Servicio Navarro de Salud, la realización de las acciones pertinentes para la inclusión de la decisión del Departamento de Salud en la Ley Foral de Presupuestos del años 2021 y, en caso de no ser posible, se requiera al SNS-O que proceda mediante normas, resoluciones o instrucciones para regular las medidas antes explicadas.

Por último, advierten desde el Sindicato que “el continuo desprecio hacia Enfermería durante todo este año en el que ni se solventan los problemas de sobrecarga laboral, ni exceso de funciones, ni la ausencia de amparo legal, ni se trabaja y negocia con los agentes sociales que representan a este colectivo, ni se abonan bien los complementos económicos, ni se respeta la conciliación familiar con los continuos cambios de turnos, ni un largo etcétera, han convertido un año, ya de por sí penoso para la profesión, en un infierno laboral que no tiene pintas de mejorar en el 2021 a pesar de todos los esfuerzos que estamos haciendo.”