Plaza de Toros de Pamplona:20 años trabajando con la incertidumbre de lo que pueda ocurrir

20 julio 2018

Ana Quiroga y Mª Jesús Ábrego, profesionales enfermeras en el Complejo Hospitalario de Navarra, cuelgan su pijama quirúrgico durante todas las fiestas de San Fermín para ir a trabajar a la Enfermería de la Plaza de Toros de Pamplona. Algo que llevan haciendo 19 y 13 años respectivamente.

valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Haz tu comentario

Ana Quiroga y Mª Jesús Ábrego, profesionales enfermeras en el Complejo Hospitalario de Navarra, cuelgan su pijama quirúrgico durante todas las fiestas de San Fermín para ir a trabajar a la Enfermería de la Plaza de Toros de Pamplona. Algo que llevan haciendo 19 y 13 años respectivamente. Una forma de vivir los sanfermines desconocida para muchos y que, para ellas, es casi la única. Una forma que aman y que, explican, conlleva un ritual o protocolo que comienza encendiendo las velas al santo que lo hace posible: San Fermín. Es a su “capotico” al que invocan para que la jornada resulte bien y tengan que atender al menor número de percances graves, bien del Encierro en la mañana, durante el festival después o en las corridas de toros de la tarde.

Ambas trabajan en un equipo de 18 personas, profesionales médicos y sanitarios que son ya más una familia que meros compañeros de trabajo. Por las dependencias de la Enfermería han pasado todo tipo de pacientes y heridas. Se miran y recuerdan entre anécdotas la espeluznante cornada en el cuello al torero Padilla en 2001, también los traumatismos y asfixiados en el tapón de corredores que se formó en la entrada por el callejón de la Plaza de Toros en 2013 o las cinco cornadas que recibió uno de los corredores más conocidos en Pamplona, Julen Madina, al que tuvieron que operar de urgencia en la enfermería del coso pamplonés.  “Tienes que amar y entender el mundo del toro para poder trabajar en este puesto” afirma Ana. Y si no lo entiendes, le sigue Mª Jesús, “no disfrutarás jamás estando aquí”.

“Las fiestas de San Fermín se viven con inquietud por lo que puede llegar a suceder”

Cuando el jefe de Enfermería de la Plaza de Toros propuso a Mª Jesús entrar a formar parte de su equipo, inmediatamente contestó que sí. “Era la ilusión de mi vida, ser enfermera en la plaza. Yo veía los toros en la andanada y todas las tardes me decía lo mismo: si pudiera estar ahí”. Para Ana, trabajar en San Fermín es una cita importantísima en el calendario “Vivimos las fiestas alrededor de todo lo que acontece en la plaza de toros, encierros, festivales matutinos y las corridas de toros. Son unos días muy especiales, y tenemos que dar gracias al apoyo enorme e incondicional de nuestras familias que respetan y entienden nuestro compromiso con esta forma de vivir las fiestas, y lo que supone”

“No son sólo 9 días de trabajo”

A diferencia de lo que pueda pensarse, el trabajo de la Enfermería de la Plaza de Toros en San Fermín, como el del resto del enorme dispositivo sanitario que se habilita, comienza mucho antes del 6 de julio, día del Chupinazo. “Comenzamos a trabajar en el mes de mayo revisando caducidades del material fungible de la Enfermería de la Plaza y terminamos después de Sanfermines, devolviendo todo el material al Complejo Hospitalario” explica Mª Jesús. “Las enfermeras estamos encargadas del montaje y desmontaje de la enfermería, dotación de quirófanos, sala de usos múltiples…cuando se acaban las fiestas recogemos todo el material para devolverlo al Complejo Hospitalario de Navarra y en la Enfermería sólo se quedan las mesas y lámparas quirúrgicas” nos cuenta Ana.

“La Enfermería de la Plaza de Toros de Pamplona es la mejor dotada de todo el país y, para nosotras es un lujo trabajar aquí, incluso usando días de vacaciones para ello” apunta Ana. Ambas están de acuerdo cuando les pregunto por el día que toque no estar en la Plaza de Toros durante San Fermín, como dice Mª Jesús, “igual que hacíamos antes, volveremos a disfrutar de los Sanfermines como antes, aunque seguro nos invadirá la nostalgia al presenciar actos taurinos” pero, dice Ana, “al igual que hay un principio, existe un final, y viviremos los sanfermines como antaño”.

Añade tus comentarios

Debes estar identificado para subir comentarios

Comentarios (0)

No hay ningún comentario